Del Tuyu Noticias
2015 Año Internacional de los suelos
Periodismo Serio y Responsable. 2015 Año Internacional de los suelos
Buscador ( en títulos y notas)
19/11/2010 05:11:24 - Opinion

Darío Jerez, somos todos por Antonieta Chiniellato (4903)

Desde 2007 con el cambio de carátula, quedó demostrado que Darío no esta vivo, pero sigue como dijo el genocida Rafael Videla «desaparecido» sin embargo, la justicia determinó que de acuerdo a las pruebas aportadas por los testigos, aún estando su cuerpo desaparecido, el caso pasó a ser «Privación ilegal de la libertad calificada por homicidio resultante». Tal vez Ud. no lo sienta así, sin embargo la realidad nos dice llanamente que lo mataron. Sí, aunque a Ud. esto no le guste ni leerlo, ni oírlo, tal vez porque produce escalofrío o, porque dijeran las comadronas ¿en un pueblo como éste donde todo se sabe y todos se conocen cómo va a pasar algo así? Entonces es mejor seguir diciendo: "está en Brasil, se fue con otra mujer" o tal vez Ud. forme parte de aquellos ciudadanos que piensan: «esto le pasó porque algo habrá hecho»

Siguiendo con esta línea de razonamiento, el tema es que no sabemos «que habrá hecho o en que andaba» sin embargo hay una forma de saberlo, en un país democrático y republicano es a través de los resortes creados a tales fines que se puede llegar a la verdad, pero como reza el dicho popular «hecha la Ley, hecha la trampa» entonces de la misma manera que a Jerez lo mataron, ahora trabajan desde las sombras, generando «trampas» para que esto no salga a la luz, en lugar de que el Poder Judicial  aplique  la Ley para lo que fue creada.
Por eso es importante que la comunidad de La Costa acompañe este reclamo de la Familia Jerez y para que esto ocurra no debemos dejar que el miedo siga instalado en nuestras mentes, en nuestro cotidiano accionar y en este caso, como en muchos otros, es necesario sumar fuerzas, compartir los miedos si es necesario y que nunca mas nos vuelva a pasar, para que ese enemigo oculto no pueda seguir usando la violencia como método de justicia o sea la mano propia, por eso es imprescindible estar todos juntos.
Es necesario vencer al miedo, ese que... «usan los poderosos para humillarnos, para doblegarnos, para mantenernos en la ignorancia; el mismo que muchas veces nos hace tomar caminos equivocados, dudar, tirar por la borda todo lo que construimos durante años; el que nos lleva a lastimar sin querer a seres amados, al amigo, al vecino, al compañero de trabajo, al empleado, al socio. El miedo... El que le tenemos a una fuerza superior y nos obliga a vivir sin ética, sin rumbo, sin la actitud que se necesita para defender nuestros ideales. El miedo... que nos convierte en cómplices silenciosos de los corruptos, porque necesitamos darle el pan nuestro de cada día a los hijos que supimos traer al mundo, casualmente... sin miedo. El miedo, que finalmente nos hace decir: «y...por algo será».
En ese instante y no en otro, es cuando los poderosos comienzan a reírse sin que los veamos, sin que sepamos que en ese preciso momento se adueñan de nuestras mentes, nuestras vidas y manejan a su antojo, nuestro miedo. Sin embargo, siempre hay una luz, un ser que nos dice: «Animate, hablá, levantate, empezá a recorrer el mundo de los valientes, decidite y rompé con el silencio en el que te sumergió el miedo»
Estos párrafos, extraídos de un texto del año 2004 al cumplirse 3 años de la desaparición de Darío, siguen teniendo vigencia porque los poderosos continúan existiendo en tanto el resto de la comunidad no cambie su actitud, muchas personas todavía no se dieron cuenta que «el poderoso» también tiene miedo, al menos de perder lo que posee «el poder», el cual obtuvo en un momento de su vida cuando tenía el mismo miedo que cualquier mortal siente ante una adversidad, pero lo superó y pudo pasar ese límite. La diferencia entre ellos y el resto consiste en, que para superar la barrera del miedo usó la violencia ya sea física o social  y  eso lo convirtió en poderoso, pero pobre de espíritu; son personas que manejan la vida de los demás a su antojo, en forma desmedida, inclusive matando si es que hay que hacerlo para alcanzar sus objetivos o para mantenerse en la cresta de la ola. Sin embargo la vida siempre esta a favor de la vida y genera sus propios anticuerpos, así como existe el remedio farmacéutico para defendernos de una enfermedad física, en este caso ante una enfermedad social, como es la de retener el poder a cualquier precio y andar por la vida con total impunidad inclusive dando cátedras de moral;  para ese tipo de enfermedades sociales, el antídoto o remedio es: multiplicarse y lograr que la unión haga la fuerza.-
Un millonario no sería tal sino tuviera una masa obrera a la cual explotar, digamos ¿500 personas? ¿Ud. nunca se preguntó que pasaría si esas 500 personas se revelan y no trabajan mas para ese Sr. millonario? ¿Podría seguir siéndolo? Seguramente dejaría de serlo (no entran acá lo millonarios producto de la timba financiera mundial). De la misma manera se puede lograr que la Justicia haga justicia. ¿Qué debemos hacer? Unirnos, juntarnos, movilizarnos, todos, ciudadanos trabajadores, estudiantes, políticos, gremios, ancianos, niños, todos y juntos marchar reclamando ante quien corresponda.
Cuando cualquiera de los poderosos que manejan a las mayorías no respetan la condición humana, no podemos seguir esperando que solo uno o una líder tuerzan «el riachuelo a plaza de mayo» como hizo Evita, tenemos que ser protagonistas de la historia, la que nos toca vivir, no importa si no estamos en el ombligo del país, esta aldea es nuestro pequeño país y tenemos que defenderla nosotros, tenemos que ser solidarios con quien ignora como se hace para vivir mejor o con aquella persona víctima de la violencia de los poderosos como lo fue Darío Jerez o los desaparecidos de la última dictadura «si los militantes de los años






















Ver Publicidad





Ampliar


 Copyright 2001-2013- Del Tuyu Noticias- Directora Antonieta Chiniellato deltuyunoticias@gmail.com| Desarrollado por RUMBO MKT SA